EI8
Vigo - 2022

Una de las claves de este proyecto era unificar la zona común fragmentada por un cerramiento opaco de una cocina totalmente independiente y una oscura estantería de obra que dividía el salón, con el fin de bañar todo el espacio de la luz natural que entra por los grandes ventanales y la terraza.

Para romper las esquinas desde el hall de entrada y generar una circulación más orgánica, se genera una curva acristalada en el lado de la cocina, y otra en el lado opuesto contenida en un panelado que sigue hasta los baños y habitaciones, cuyos accesos se encuentran ocultos en este, entendiéndose así como un único volumen que recorre el pasillo hasta el cuarto de lavado, también oculto en la pared del fondo.